12 de enero de 2018

En España la mayoría de servicios de atención al cliente son un desastre

Los empresarios, y en especial los pequeños y medianos, se quejan siempre de que el negocio no va bien, o podría ir mejor. Obviamente, puede haber causas ajenas, como cuando todo el entorno económico se ralentiza en medio de una crisis generalizada y las ventas se derrumban. Pero en muchos casos (y eso me duele) se debe a causas propias. Es decir, a una gestión ineficiente de la propia empresa, de la que son culpables habitualmente todos: los accionistas, los empleados, y sobre todo los directivos, por no poner los medios para evitarlo.

Una de esas ineficiencias que suelo encontrar más generalizada es la atención al cliente, sobre todo en el entorno B2C (atención al consumidor), aunque también pasa en el B2B.

Los consumidores en España estamos acostumbrados a que los teléfonos de las empresas no respondan, o respondan después de hacernos esperar o llamar muchas veces, o cuando responden no nos dan una solución o sencillamente no nos escuchan ni atienden a lo que queremos. Y si la empresa nos promete hacer algo, no es extraño que no lo haga o incumpla los plazos prometidos y nos obligue a volver a llamar y reiniciar el via crucis.

¿Es tan difícil solucionar esto? Yo creo que no.

Si es usted empresario, pongale remedio. Publique adecuadamente sus teléfonos de contacto. Abra suficientes lineas. Contrate a personas motivadas y empáticas. Fórmelas y dótelas de procedimientos claros de actuación, dejándoles la flexibilidad necesaria para que piensen por si mismas. Y haga que toda la empresa les apoye, porque las personas de atención al cliente son los embajadores del cliente en la empresa.

¿Es tan complicado? Yo creo que no. Y si lo hace le aseguro que notará la diferencia. Aumentará la fidelidad de sus clientes, mejorará su imagen, aumentarán sus ventas. Cualquier sobrecoste que asuma de entrada, lo recuperará con creces.

Por desgracia somos un país de ciegos, en el que destacan los tuertos. Y no digamos los que tienen buena vista. Trate de no ser un ciego ni siquiera un tuerto.

Comentario: