10 de junio de 2018

China: elementos de riesgo en su sistema bancario

China sigue siendo un país de riesgo, a pesar de su alto crecimiento y las enormes dimensiones de su economía. Por ejemplo, a raíz de la lectura de un artículo de Caixabank Research, quiero compartir con mis lectores los riesgos que envuelven su sistema bancario:

  1. Tiene una deuda corporativa (de sus empresas) que equivale al 163% de su PIB. Más de la mitad a corto plazo y la mayoría suscrita por empresas estatales (que no son el colmo de la productividad y la competitividad). Si se produjera una cadena de defaults entraría en juego el gobierno chino, que tiene capacidad para pararla, pero seguramente se hundiría el yuan, con consecuencias imprevisibles.
  2. Los ahorradores chinos han invertido en un tipo de productos de ahorro de alto riesgo (muchos de ellos ligados a la burbuja inmobiliaria) que representan un 32% del PIB. ¿Qué pasará si los emisores de esos activos (la mayoría bancos) no pueden hacerles frente, o si se pincha abruptamente la burbuja inmobiliaria?
  3. En su sistema bancario hay una multitud de pequeños bancos que han crecido mucho en los últimos años, a base de asumir más riesgos que los bancos grandes.
  4. Existe un sistema bancario en la sombra, que se conoce como shadow banking, que asume las operaciones de más alto riesgo, y que ha más que duplicado su tamaño en los últimos 5 años.

En definitiva, reflexionando sobre esos elementos, queda claro que la economía china esconde un riesgo evidente de crisis de sus sistema bancario y financiero. Los inversores le piden, por eso, un plus de rentabilidad a las inversiones hechas en empresas chinas. Aún así, todos confiamos en el crecimiento imparable del tigre asiático, y en la demostrada competencia de sus gobernantes.

Comentario: