6 de junio de 2019

La clase media es la nueva jet set (y eso tiene consecuencias)

Hace años se hablaba de la jet set para referirse a una clase acomodada y privilegiada que viajaba en avión de un lado a otro del mundo, del mismo modo que el sufrido ciudadano cogía su seiscientos para ir de vacaciones al pueblo.

Además, la jet set viajaba todo el año, pero la sufrida clase media se limitaba a hacerlo en agosto.

Pero las cosas han cambiado radicalmente. Ahora ya nadie se plantea ir de vacaciones al pueblo (o casi nadie). Las vacaciones son lo más lejos posible, y si se puede (y se hace por poder), fuera del mes de agosto.

La consecuencia es que ya todo el mundo viaja y lo hace todo el año. En aviones, en cruceros, en coches particulares… el humano del siglo XXI tiene mayor movilidad que nunca. Los precios más bajos, la globalización, la eliminación de barreras burocráticas, el aumento de la oferta turística, la universalización del inglés como idioma franco, el uso de las tarjetas de crédito como medio de pago…, todo ha ayudado a que eso pase.

Y no es solo la clase media de edad media, sino que hay un colectivo que viaja incluso por encima de la media: los jubilados (y en especial los prejubilados). Son personas jóvenes aún, que tienen tiempo y dinero; y no se quieren estar de nada. Yo estoy entrando en ese grupo, y mis amigos literalmente no paran.

El resultado de todo ello: lineas aereas, aeropuertos, ciudades turísticas, hoteles, etc., están saturados. Los habitantes de las ciudades se quejan de que estas se han convertido en parques temáticos en los que no se puede vivir. La polución generada por la industria turística perjudica al aire y a las reservas naturales (playas, bosques, etc.). Las ciudades, los museos, los países, los aeropuertos, los puertos, en general las infraestructuras, no pueden parar ni absorber adecuadamente la avalancha turística.

Estamos ante un problema de éxito que hay que gestionar.

¿Acabará siendo el no viajar lo que se lleve? No me extrañaría mucho…

  1. Ferran Pi Roca dice:

    Si hablamos de jet set como la clase privilegiada creo que no será la clase media porque ésta desaparecerá en pocos años tal como la hemos conocido.

    Si bien es cierto que hoy viajar es más económico y accesible a todo el mundo, me temo que la tendencia va a ser un mundo polarizado entre los que tienen el talento que la era digital necesita (van a ser la nueva «jet set») y entre los que se ocuparán de servicios muy básicos y cada vez peor pagados. Todo lo que hay en medio está hoy ocupado por trabajos que van a ser sustituidos por máquinas, robots y softwares. Este es un drama que habrá que resolver.

    Creo que viajar continuará siendo barato para un turismo barato, aunque vayan en avión. Al mismo tiempo, en las empresas más competitivas ya ocurre que están sustituyendo los viajes por comunicación remota aprovechando las nuevas tecnologías.

    Un abrazo

  2. pacolopez dice:

    Como siempre un comentario inteligente Ferrán.

  3. Pepe dice:

    «¿Acabará siendo el no viajar lo que se lleve? No me extrañaría mucho…»

    Coincido contigo. Si seguimos moviéndonos dejando tal huella medioambiental y ensuciando los lugares a los que vamos, los viajes acabarán siendo mal vistos por una cada vez mayor parte de la sociedad.

    Tenemos que aprender a apreciar nuestro entorno cercano. No nos hace falta irnos a Indonesia a buscar playas de agua cristalina si las tenemos en Mallorca.

Comentario: