3 de enero de 2020

Tenemos tipos de interés reales en el entorno de 0 para rato

Leo en Bloomberg que un profesor de Yael (Paul Schmelzing) ha publicado un estudio sobre la evolución de los tipos de interés reales (TdIR) en el mundo en los últimos 600 años;

La tendencia ultrasecular es que los TdIR continúen bajando, situándose en media en el siglo XX entre el 0 y el 3%, ya en los albores del siglo XXI entre el 0 y el 2%.

Si la tendencia sigue igual, probablemente veremos los TdIR en el intervalo 0-1%.

Ese nivel tan bajo de tipos de interés reales tiene, sin duda, muchas implicaciones. Entre ellas penaliza en ahorro, y supone un elemento de apoyo a la igualdad social, algo de lo que no estamos sobrados precisamente en el mundo.

El profesor también se pregunta si los TdIR negativos son una aberración, como a veces hemos afirmado muchos (yo entre ellos), y su respuesta estadística es que NO, porque han existido períodos de TdIR negativos siempre en nuestra historia. De hecho afirma que el período 1983-2008, que ahora viene a denominarse “el Período de la Gran Moderación” fueron 25 años excepcionales, pero los períodos de TdIR negativos son normales y se seguirán dando en el futuro.

Creo que es algo sobre lo que hemos de reflexionar. Los tipos de interés son clave para todas las decisiones económicas que tomamos cada día. No solo los que tenemos hoy, sino sobre todo los que esperamos tener en los siguientes 10, 20 o 50 años. Y lo que defiende el profesor Schmelzing es que estemos preparados para tener tipos muy muy bajos en lo que queda de siglo…

  1. Ferran Pi Roca dice:

    Los bancos centrales desincentivando el ahorro privado con tipos del 0%, están haciendo un daño terrible a la economía.

    ¿No es el ahorro la gasolina de las economías? Por tanto los depósitos fijos son un total engaño por el efecto de la inflación.

    ¿Qué más tenemos?
    Si vamos a los gestores activos, los hay muy buenos pero no fácilmente accesibles y cobran su buena comisión.

    Otro “engaño” son los refritos que compran los falsos gestores activos (muchos bancos), que te cobran sin importarles como cliente y sin estudiarse la cartera.

    La deuda pública está pues también con los tipos de interés muy bajos para que sea atractiva y la deuda privada de empresas tiene sus riesgos y con suerte pueden devolverte el dinero en unos cuantos años si les ha ido bien.

    La inversión inmobiliaria, muy usada en España, hay que saberla manejar muy bien.

    Tal vez las mejores opciones sea invirtiendo en la compra de buenos negocios que estén a buen precio y que aseguren rentabilidad con ventas reales (incluyendo amortizaciones y todo lo que va después del Ebitda).

    La otra buena puede ser los índices indexados tipo Vanguard. Invertir y esperar a largo plazo.

  2. pacolopez dice:

    Coincido totalmente contigo Ferrán. Las mejores opciones vienen del lado de lo que se conoce como el capital riesgo, es decir, de encontrar empresas con potencial que puedas ser compradas a buen precio y gestionarlas para que desarrollen ese potencial. El inversor de a pie no puede hacerlo por sí mismo, pero sí que puede hacerlo a través de fondos que estén bien gestionados.
    Hoy en día, además, los “chicos más listos de la clase” están en esas gestoras de capital riesgo.
    El capital riesgo aplicado a empresas ya consolidadas pero con potencial se llama “private equity”. Yo invierto en private equity y creo que todo inversor debería dedicar una parte de su cartera a ello.

Comentario: