6 de marzo de 2020

Azvalor: ¿Tiene sentido comprar lo que nadie quiere?

Vaya por delante que soy inversor en el fondo Azvalor Internacional y que soy un convencido de la inversión «value». Pero ayer asistí a la reunión de la gestora con inversores en Barcelona y me pregunto si tiene sentido empeñarse en invertir en empresas ligadas al petroleo y al carbón. De hecho las importantes pérdidas que está experimentando el fondo, coronavirus al margen, están ligadas a las posiciones en empresas de servicios en el sector petrolífero y del carbón.

Me pregunto, si bajan, ¿no será porque nadie las quiere, pero no porque sea una moda temporal, sino porque los inversores creen que el petroleo y el carbón no tienen futuro? ¡Y la bolsa cotiza futuro!

En mi opinión el peligro es que nadie las quiera, sin atender a sus fundamentales, partiendo de la idea de que petroleo y carbón son pasado, son apuestas perdedoras. Sin más.

La gestora no lo cree así, sino que apuesta por que se revaloricen y mucho cuando el mercado se dé cuenta de lo que valen. ¿Quien tendrá razón? Ojalá ellos, porque me juego mis cuartos…

  1. Ferran Pi Roca dice:

    No se si puede existir margen para que se revaloricen, pero se dice que estamos en crisis climática. Pero al parecer hemos estado quemando en demasía combustibles que contienen carbono (carbón, petróleo y también madera y gas).
    Estos combustibles forman dióxido de carbono, que es absorbido por plantas y por los océanos, pero no lo hacen tan rápido como lo formamos. Este dióxido de carbono en el aire crece lentamente. El dióxido de carbono retiene calor e incluso un incremento muy ligero significa un leve aumento de la temperatura de la Tierra. Esto puede provocar paulatinamente el derretimiento de los polos y puede ocurrir antes de que aprendamos a controlar el clima.
    ¿Puede ser interesante invertir en energías alternativas?

  2. pacolopez dice:

    Por supuesto que es interesante invertir en energías renovables. Hay que estar con la ola de cambio, con el futuro.
    Una forma de hacerlo es invirtiendo en empresas cotizadas que están apostando por ello. Un caso cercano sería, por ejemplo, Iberdrola. También puede hacerse en fondos de capital riesgo que invierten en el desarrollo de infraestructuras renovables, como plantas de energía fotovoltaica o plantas eólicas, por ejemplo.

Comentario: