16 de marzo de 2020

Crisis del coronavirus: o paramos el contagio exponencial o todo lo demás sobra

Estamos en un escenario desconocido de crisis global donde lo único que importa es que la sociedad sea disciplinada y adapte sus hábitos para que se reduzca el contagio, por muy difícil que sea, y que el sector de las ciencias de la salud avance en tratamientos que reduzcan el período de contagio (como se está haciendo en Catalunya) o en vacunas que permitan evitar la enfermedad.

Todo lo demás está fuera de lugar. leo como los economistas y los banqueros están preocupados por la evolución de la bolsa o sobre la actuación de los bancos centrales. Desde mi punto de vista, todo esto sobra. Hay que poner el mundo económico en pausa. Nada tiene sentido hasta que consigamos ver el final a esta situación, hasta que veamos la salida de esta pesadilla. Y eso será cuando la tasa de contagio (R) se reduzca a 1 o por debajo de 1. Entonces será el momento de considerar que esta guerra ha acabado y podremos hacer recuento de bajas y planes para la posguerra.

Mientras eso no pase, hablar de si es oportuno invertir en bolsa o de cuando se recuperarán los mercados, o de si volverán los eventos deportivos o artísticos, o si las empresas reabrirán, es absurdo.

Incluso me cuestiono si iene sentido que las bolsas sigan abiertas.

Todos estamos convencidos de que esta crisis tendrá un final, pero la cuestión es cuándo, y cuáles serán los estragos que habrá provocado en la sociedad y la economía global. Ponerse a especular ahora con ello es absurdo. Mejor aprovechar el tiempo en otras cosas, como desarrollar soluciones a la pandemia o respetar al máximo las medidas anticontagio.

Y los que crean en algún ser superior, que le recen.

Comentario: