6 de abril de 2020

Todo sigue pendiente de saber cuándo podemos volver a la normalidad

Leo o escucho a muchos analistas tratando de discernir lo que está pasando en las bolsas o en la economía, y todo gira alrededor de un único dato: cuándo podremos volver a la normalidad y las empresas volverán a producir y la economía a girar. Solo entonces podremos hacernos una idea más clara de cuándo recuperaremos el empleo, las bolsas, los déficit públicos, etc.

Estamos en un momento en que las noticias siguen siendo confusas. Junto a la evolución esperanzadora de los países europeos (que, en general, van de peor a mejor), como Italia y España (aunque quizás con la excepción de Gran Bretaña, que está retrasada por la tozudez de su primer ministro), América está en plena lucha con el virus, y todos aceptan que lo peor está por llegar. Y Asia avanza, aunque con sustos como el empeoramiento de Japón. Es decir, seguimos con la incertidumbre de no saber cuando volveremos a arrancar.

Hoy leo que Austria quiere ser la primera, y me alegro de ello y espero que tengan éxito y nos marquen a los demás el camino a seguir.

Mientras tanto, los mercados financieros seguirán a la expectativa. ¡Y lo que es más importante, se riñan poniendo más nerviosos cuanto más se alarguen los plazos! Porque saben que cuanto más tiempo paralizado, más tiempo necesita el cuerpo para recuperar sus músculos. Y en eso estamos.

Comentario: