19 de octubre de 2020

¿Bendito COVID19? (I)

Nadie duda de que la Covid19 ha sido una maldición para el mundo en este aciago 2020. Pero ya he comentado en algún post reciente que hay que buscar lo positivo entre lo negativo, y la Covid también nos traerá cosas positivas; básicamente porque va a acelerar cambios que quizás no eran posible antes y que el uso de las tecnologías de comunicación a distancia nos permite abordar ahora.

Me planteo empezar una serie de post con el mismo título sobre aquello que esté viendo o escuchando que puede ser un cambio positivo que nos traerá el coronavirus.

El primero de la serie lo he oido hoy en un webinar de la escuela de negocios ESADE y es el siguiente:

Va a permitir a las universidades y escuelas de negocios pasar a dar las clases magistrales (hasta ahora presenciales en auditorios abigarrados) a través de Internet, sin desplazarse, cada uno en casa, e incluso con posibilidad de seguirla en el momento que le sea más cómodo al alumno. Ello supondrá que el mejor profesor dará su clase (online o grabada) para todos los alumnos del mundo que estén matriculados, que la podrán seguir cuando les vaya bien. E incluso repetirla cuando quieran para fijar mejor los conceptos tratados.

¿Acabará eso con las clases presenciales? No. Las clases magistrales se complementarán con clases individuales, o más probablemente con clases de profundización o prácticas en grupos reducidos, impartidas quizás por profesores de un perfil diferente al del gran maestro, pero más participativas.

¿No es un gran avance en el modelo de formación universitaria?

  1. Ramon dice:

    Hola Paco,

    a mí no me parece un avance en absoluto.

    Las clases magistrales en el s. XXI suenan a broma. Es un desperdicio absoluto tener a un tipo que sabe un montón de algo y lo único que hace es soltar su rollo, mientra los alumnos miran y escuchan es del s. XIX.

    Eso es totalmente inútil, que se escriba un libro o se haga un webinar y listo, no tiene que volver a trabajar en la vida, solo actualizar contenidos.

    Un maestro tiene que interactuar con los alumnos, lo demás es un desperdicio de talento. Las clases tienen que demandar más de los alumnos también, ser mucho más prácticas, más activas.

    El desempleo es un problema complejo con muchas causas, pero un sistema educativo atrasadísimo es una de las más importantes. Y las lecciones en remoto son un paripé modernista, aumenta el acceso a las mismas, pero en esencia no cambia nada.

    Los MOOC seránn un éxito únicamente en campos como la informática, donde puede hacerse un programa que corrija los ejercicios de los alumnos. Ahí sí es posible activarlos y ponerlos a currar, que es como se aprende, haciendo cosas, no escuchando pasivamente.

    Un saludo, leo siempre sus posts, aunque no comente a menudo.

Comentario: