14 de noviembre de 2020

La rueda económica del futuro será más lenta

Ya hace tiempo que se reivindica que la economía mundial no puede seguir basada en el consumo desenfrenado y en el crecimiento infinito. El planeta no va a resistir.

En definitiva se trata de rebajar la velocidad de crecimiento.

Pero hasta ahora ningún país de atreve a probarlo, por no quedar rezagado en la carrera económica mundial, que es lo mismo que decir la carrera política. La riqueza se basa en el PIB. Cuanto más riqueza tienes, más poderoso eres. Las grandes potencias mundiales lo saben muy bien, y lo aplican.

Sin embargo la crisis de la COVID19 nos ha llevado a un escenario de facto en el que el crecimiento económico desaforado se ha frenado en seco. El consumo ha caído en picado, con las perversas consecuencias que todos estamos experimentando, y en especial los sectores del comercio, el ocio, la cultura, el turismo y la hostelería.

En ese sentido estamos experimentando un escenario que nunca antes nos habíamos atrevido a probar. Y espero que los economistas saquen conclusiones del impacto que está suponiendo en los hábitos de los consumidores y en la economía en general.

La cuestión básica que hay que dilucidar es si una economía slow, una economía basada en un consumo atenuado, en un consumo más local, en la racionalización de los desplazamientos, es una economía sostenible.

Yo creo que no habrá más remedio, como decía al principio, que reinventar el modelo económico y adoptar unas pautas de vida más sostenibles, en las que no tengamos 3 coches, ni dos ni uno, en la que no construyamos viviendas para estar vacías, en las que no compremos productos alimentarios fabricados a mil kilómetros, en las que no tengamos nuestros armarios llenos de ropa que no usamos, en la que consumamos solo lo necesario y lo más cercano posible. En fin, que llevemos una vida no basada en el consumismo, sino en el respeto al planeta.

La adaptación de las empresas no será fácil. Todos los sectores van a verse afectados. Por ejemplo la automoción (ya he hablado de ello en este blog), la aviación civil, el textil, el inmobiliario, etc., pero, insisto, es inevitable.

Comentario: