27 de enero de 2021

Apuntarse a la economía circular por conciencia medioambiental y porque es rentable

Leo en Expansión una frase de un directivo de Danone: «el mejor envase es el que no existe», en un artículo en el que hablan de la estrategia de las principales marcas españolas que se apuntan a la economía circular.

Recomiendo a mis lectores el libro La Estrategia del Oceáno Esquilmado de Nadya Zhexembajeva, que tuve el placer de traducir, en el que la autora ya propugnaba que las empresas adoptaran una estrategia ligada a la economía circular, y que no lo hicieran solo por razones éticas sino que demostraba como se podía ganar incluso más dinero si se aprovechaban los recursos de forma circular y no se dilapidaban como hasta ahora. Además, insistía, creo que acertadamente, en que los consumidores van a estar cada vez más atentos a qué marcas adoptan esa estrategia y cuáles no.

Si tienes interés en el libro he puesto un link con la web de la editorial, donde lo puedes comprar en papel o en ebook.

  1. Ferran Pi Roca dice:

    Cerca de casa existe una tienda que repara zapatos, regida por un señor mayor. Podemos llevar zapatos de calidad para repararlos y reutilizarlos. Mucho más sostenible que comprar pares de zapatos malos que durarán menos y será difícil repararlos. Una oportunidad para incentivar este negocio que puede extenderse a otros productos.

    Interesante la comparación que hace Nadya del océano esquilmado con los océanos rojos y azules. De hecho existen otros océanos, como el blanco que es el de las grandes inversiones públicas en investigación, laboratorio, espacial…, que no tiene retornos inmediatos pero que puede transformarse en el tiempo en océanos azules. Y también los océanos amarillos, de negocios digitalizados y especulativos.

    Creo que los océanos esquilmados tienen mucho de azul porque cambian las reglas de las industrias y pueden abrir nuevos espacios de mercado con nuevos “no clientes» en cada industria. No se enfocan en compararse con la competencia sino en crear nuevas alternativas. Pueden ofrecer mucha innovación en valor y con unos costes bajos. Sea como sea el tipo de océano me parece fenomenal que se avance con la sostenibilidad.

Comentario: