5 de marzo de 2021

El portaviones chino navega a toda máquina

Y lo hace para tomar el liderazgo mundial en una década.

Después de acabar 2020 con un crecimiento del 2,5% del PIB, espera superar el 6% en 2021, inaugurando el primer año de su 14º Plan Quinquenal (2021-2025), en el que no se plantean un objetivo concreto de crecimiento, pero podemos esperar que se sitúe en una media del 5%, dejando atrás al resto de grandes potencias.

Su déficit fiscal ha sido del 3,6% en 2020 y esperan reducirlo al 3,2% en 2021.

En ese período 2021-2025, la segunda potencia mundial quiere hacer crecer el mercado interno en detrimento de la actual dependencia de las exportaciones, ser más autónoma en tecnología, ser un poco más urbana y reducir la dependencia de la industria en beneficio de los servicios. Además ha de resolver la burbuja inmobiliaria y la intrincada estructura bancaria. No son retos fáciles, pero el Partido que rige con mano de hierro el país no dejará margen al fracaso.

La gran incógnita es qué papel quiere jugar en la política internacional ese enorme, hermético y cada vez más temido país.

  1. Ferran Pi Roca dice:

    A lo mejor el portaaviones se toma una pequeña tregua por los problemas del Covid, la guerra comercial y otros, pero su economía ya tiene forma de V y ese 6% destaca por lo ambicioso y posible.

    Los chinos han aprendido lo mejor del capitalismo de occidente y podrían aprender lo peor que es la codicia. Capitalismo mezclado con planificación económica. No hay que olvidar que Confucio es más antiguo que Jesucristo. Sigue vivo. Eso significa que los chinos deben lealtad a sus gobernantes a cambio de su bienestar. Orden, jerarquía y compromiso son muy confucianos, así como el respeto a los demás. La cultura china ha sido siempre muy respetuosa con los demás.

    Creo que la contienda será entre Estados Unidos y Asia. Europa nos tendremos que mirar el espectáculo desde las gradas y contentarnos con palomitas.

Comentario: