14 de junio de 2021

Dos razones elementales del declive de General Electric

Bill Gates recomienda como lectura veraniega el libro Lights Out, que explica las razones del declive de la mítica General Electric, la compañía de Jack Welch, ahora convertida en una empresa más.

Gates resume las causas del declive, según el libro, en dos muy elementales y que son más comunes de lo que debieran en empresas actuales en todo el mundo:

  1. La presión por dar buenos resultados trimestre a trimestre (cumplir las expectativas de los analistas en cuanto a beneficios por acción) les llevó a «cocinar» los datos. Gates concluye que HAY QUE ASUMIR LAS MALAS NOTICIAS Y NO AMAGARLAS. Es más, dice Gates «las malas noticias deben viajar más rápido que las buenas», si se quiere tener tiempo de tomar medidas que quizás aminoren su impacto. ¿Cuántas empresas incumplen esta regla? Casi todas.
  2. Creer que podían gestionar un conglomerado de negocios demasiado diversos. Lo que yo llamo «diversificación salvaje», que no suele funcionar, ni gestionada por la mítica GE, porque los altos directivos, por mucho que se asesoren, en realidad desconocen los fundamentos de los negocios; es decir, no saben gestionarlos. A GE, por ejemplo, le pasó con GE Capital, una de las claves de su declive. La diversificación «salvaje», de negocios totalmente desrelacionados, suena bien, pero suele acabar mal. He escrito bastantes post en este blog sobre los grupos de empresa y el modo de organizarlos y gestionarlos. Por decirlo de forma resumida, no es lo mismo gestionar un portafolio de negocios al estilo GE (Jach Welch y sus sucesores) que al estilo Berkshire (Warren Buffett). GE era una corporación, Berkshire es un fondo de inversión, para entendernos.

  1. Ferran Pi Roca dice:

    Muy interesante aprender de lo ocurrido en GE.
    Sin transparencia y al trampear las cuentas sistemáticamente ya es muy mal síntoma.

    No obstante, ocurre en ocasiones que aún siendo buenas las cuentas y sin falsificarlas, muchas empresas grandes están muy expuestas e influenciadas a la medición externa de sus resultados (como son las cotizadas en Bolsa). Se exigen resultados cortoplacistas y ello puede traer otro problema: se centran más en la explotación del negocio, y aún haciéndolo muy bien, pero olvidan la exploración de nuevas oportunidades. Si estamos en época de disrupción habría que ver más a largo. Precisamente esas nuevas oportunidades que no aprovechas las grandes las aprovechan las startups.

    Al mismo tiempo, las grandes compañías suelen enfrentar la disrupción del mercado con fusiones y adquisiciones que no suelen funcionar. Ha ocurrido entre otros en el sector del automóvil. No por tener músculos más grandes serás más eficaz para innovar de forma disruptiva. Habría que ser más ágil, con nuevas unidades más tipo startup que complementen el negocio principal y pueda separarse si resulta viable en el tiempo.

    Creo que GE intentó implementar muchas iniciativas de innovación, pero entiendo que además de las dos razones de declive hubo muchas otras resistencias y malas prácticas que impidieron tener más éxito.

Comentario: