17 de junio de 2021

Mi teoría de las curvas S aplicada a la empresa

Siempre he defendido que las empresas se mueven por escalones, no por una pendiente perfectamente lisa. Y que el paso de un peldaño al siguiente es un momento crítico, porque significa un cambio cultural e integral, y la empresa exitosa en un peldaño es muy posible que no lo sea en el siguiente.

También quienes me han seguido en los últimos tiempos saben que he utilizado la analogía del dibujo de la raíz cuadrada para explicar la evolución típica de un nuevo negocio (una startup).

Acabo de encontrarme con un artículo de Tomás Pueyo (unchartedterritories en Substack.com), un analista al que sigo y admiro, que me habla de mis escalones y mi raíz cuadrada, pero convertidos en lo que él llama la Curva S. Según él (y lo demuestra) el mundo está lleno de evoluciones en forma de Curva S. La lectura de su artículo me ha facilitado pensar en una adaptación de mis teorías, mezclando el concepto gráfico del escalón y la raíz cuadrada con la imagen de la S para explicar la evolución típica de la mayoría de empresas.

En definitiva creo que las empresas siguen un patrón de evolución en el que, como en una S inclinada en la que el cuerpo central está vertical, se dan 3 etapas que se repiten continua e irremisiblemente a lo largo de toda su vida:

  1. Lanzamiento
  2. Crisis
  3. Crecimiento

1. Lanzamiento

Cuando nace una empresa es la etapa de arranque, a menudo sin ingresos, en la que se está planteando la propuesta de valor y estructurando lo que en el libro (Re) inventa tu modelo de negocio (ver www.librosdecabecera,com) se define como la arquitectura de valor, tratando de resolver la «ecuación de rentabilidad» (ver el libro citado).

Si se trata de una empresa en marcha, es la etapa en la que el crecimiento se estanca y hay que relanzar el negocio y posiblemente reinventar el modelo. En este caso la podríamos denominar «etapa de estancamiento y relanzamiento»

Es una etapa que cuanto más corta sea, mejor, porque consume recursos y genera gran incertidumbre.

2. Crisis

Tras la etapa de lanzamiento, o de estancamiento y relanzamiento en las empresas ya establecidas, lo más habitual es que se produzca una crisis, de mayor o menor dimensión, pero siempre se entra en crisis. Es la consecuencia lógica de que todo lanzamiento implica un salto al vacío. La innovación es sinónimo de incertidumbre, porque se prueba algo nuevo y no se conoce a ciencia cierta la respuesta del mercado, ni se puede estar seguro de que se va a resolver la ecuación de rentabilidad.

De nuevo es una etapa que debe procurarse que sea lo más corta posible.

3. Crecimiento

Afortunadamente, las empresas que sobreviven superan la fase de crisis y su lanzamiento de innovaciones (nuevos productos, nuevos modelos de negocio) acaban teniendo éxito. Muchas veces la etapa de crecimiento llega de golpe, cuando por fin se dan las circunstancias perfectas, a veces con un buen componente de suerte (pero la suerte es para los que se la trabajan).

Es el cuerpo central de la S vertical, y cuanto más largo y mayor sea, mejor.

______________________________________________________________________________________

Las etapas de suceden continuamente, de modo que las empresas siempre están en una de ellas:

Lanzamiento-Crisis-Crecimiento-Estancamiento/ReLanzamiento-Crisis-Crecimiento-Estancamiento/ReLanzamiento-

Obviamente, las empresas que no salen de la fase de crisis, mueren. Y las que no son capaces de superar la fase de estancamiento/relanzamiento, languidecen y tardan más en entrar en crisis, pero acaban muriendo también. Todas están obligadas a reinventarse e innovar continuamente si quieren sobrevivir.

En el caso de las startups podemos estar hablando de etapas de meses, en el de empresas establecidas, de años, pero todas siguen la misma pauta.

O así lo veo yo…

Como siempre, los comentarios serán muy bien recibidos.

  1. Ferran Pi Roca dice:

    El modelo de los peldaños y la raíz cuadrada son muy descriptivos, así como el de la S y una combinación de ellos. Los movimientos que en su vida hacen las compañías me recuerdan los movimientos del baloncesto: salidas o lanzamientos, paradas, pivotes, saltos o crecimientos, cambios de dirección, cambios de ritmo o de estrategia…

    Las personas nos movemos de forma parecida. Pero los humanos vivimos más que antes y las empresas parece que viven menos. Hay poquísimas empresas centenarias. ¿Cómo se hace para que vivan más?

    En el baloncesto hay que acondicionar el cuerpo, hacer los ejercicios correctos y tener la mente en su sitio, todo ello para hacer más puntos y ganar jugando en equipo. Hay veces que nos lesionamos. Pero aunque nos guste compararlos, los movimientos de una empresa son más complejos que en el baloncesto. Y si colocamos un gran gráfico de una S en nuestra oficina, ¿hasta qué punto nos ayuda a luchar, sobre todo en una era marcada por la incertidumbre absoluta?

    Si esta mañana nos hemos hecho una radiografía de nuestros pulmones, ¿por qué no empezar haciendo una radiografía del nivel de innovación de nuestra empresa? Hay dos analíticas importantes: la que mide la situación financiera de la empresa y la que mide el nivel de cómo solucionamos con éxito los dolores del cliente. Hay que detectar patologías en la empresa, pero no hay que dejar de buscar y aprender de aquellos que mejor lo están haciendo.

Comentario: