26 de agosto de 2011

Malos tiempos para la banca

Los bancos de todo el mundo están en su peor momento. Y tras ellos lo está toda la economía.

El problema que los atenaza es doble. Por un lado, las dudas sobre la evolución de sus beneficios si la economía mundial entra en una fase de recesión. Por otro, y quizás más importante, las dudas sobre el valor de sus activos, tanto la deuda pública que muestran en sus balances de países con dificultades financieras graves (especialmente en Europa: Grecia, Portugal, Irlanda, España, Italia y Francia son por ahora los más penalizados), como el valor de los préstamos hipotecarios y de los activos inmobiliarios que los garantizan, especialmente en el caso irlandés y sobre todo el español.

Lo grave del tema no es tanto que los inversores duden de estos bancos, lo grave es que los propios bancos dudan de sí mismos, y los diferenciales del interbancario son altísimos, e incluso los bancos americanos han dejado de prestar a los europeos en el interbancario, para evitar todo tipo de contagio.

En consecuencia, así estamos todos. Y así están las bolsas. Perdidos (como la serie de televisión).

Leo en The Economist que algún día de Agosto el valor en Bolsa de Apple ha llegado a sobrepasar ¡al de la suma de los 32 mayores bancos europeos! ¡No me extraña!

Comentario: